sábado, 9 de abril de 2011

capítulo 1.

Canadá, Martes 13 de Mayo de 2006.
--¿Cuanto es?
-270$
-Disculpe...Sólo tengo 220...
-Pues lo siento yo no hago tanta oferta...
Aquí empezó todo, un Martes 13, un tendero un tanto capullo, solo son 20$...
Esta soy yo, una chica corriente y moliente, que ama todo lo negro, y vegetariana...Supongo que eso no importa, pero me gusta recalcarlo...
La verdad, yo era un maldita niña pija, que se moría por las cosas rositas, que tenía un poni, campeona nacional de equitación...Todo era perfecto, mi vida, mis padres, mi novio, todo!
Yo sola lo mandé a tomar viento fresco, yo solita.
Aún así, ¿como puede ser, todo esto posible? No lo termino de entender, yo, con 16 años que tenía, lo eché todo a perder!
Pero bueno...Hablemos de otra cosa, estos dias son mis dias de suerte, los martes 13, increible pero cierto.
Normalmente, me paso algo alucinante, pero es casi miercoles 14, asi que no lo creo, son ya las 23:05...
Bien...Se van, si, no lo puedo creer...
Aunque viva en estas condiciones (cuatro cartones pegados a una pared en una repugnante calle) Soy la chica más aseada del mundo, y por fin, ellos se van, sii... los Middetlon se van de al lado...Un matrimonio de viejos cotillas que huelen a queso podrido -.-
En fin, el caso esque la gente me echaba monedas, yo las iba cojendo, las guardaba...Cuanta mas pena des...mejor...Si te quedas con als monedas en la mano, la gente dice a sus hijos pijos y mimados -"No le des, ya tiene algo, ademas se lo va a gastar en alcohol"
Y tu marido en irse de putas, imbécil. Si, yo vivía la calle, la sentía, notaba si iba a lloer o no, aunque aún así, mis cartones se iban a mojar.
Esos míseros cartones eran mis únicos acompañantes, bueno...Eso, y un perro pulgoso, el de los Middetlon, pero ahora, solo mis cartones, el perro se iba.
Aleluya! Quise pensar, pero no pude, eso no era lo que yo queria, al menos, no del todo.
Yo queria una casa, un chico con ella, y una mascota, un zoo pero en mi casa, pertenecía a Green Peace, una de asl mayores asociaciones en defensa de la naturaleza.
Me echaron, al descubrir que me comí una salchicha de pollo.Yo no lo sabñia.Joder.
Me quede parada, con ganas de abofetear al jefe de todo aquello, pero quieta, o encima vas a la cárcel por comer pollo.Aunque, a decir verdad, no me molestaría,alli viviría mejor que en la calle, y tendría alguien con uien hablar, aunque hubiese robado un millón de dólares, o hubiese degollado a su familia entera.
¿Que mas me daba morir? La vida, no estaba echa para mi, yo no merecia seguir en este mundo.Quiero dinero, quiero pastillas, quiero morir.O eso, o irme a Marruecos, prostituírme, que me acusen de adulterio, y morir lapidada.No, coño, prefiero las pastillas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario